Mutilación genital – El Placer es Mío 12

Tolerancia Cero, Sexualidad, Sexología, Psicología del sexo, Mutilación Genital, Conducta sexual, Ablación

Mutilación genital – El Placer es Mío 12

Hoy hablamos de un aspecto de la sexualidad más duro, pero que es imprescindible abordar: la mutilación genital. Esta tradición, a pesar de estar prohibida por organizaciones como la ONU, sigue afectando a muchísimas personas en todo el mundo. Por eso, se estableció el 6 de febrero como el Día Internacional de la Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, y aunque con unas semanas de retraso en El placer es mío vamos a contaros por qué es tan importante que exista…

 

Mutilación Genital Femenina: ¿qué? ¿dónde? ¿cuándo?… ¿por qué?

 

La ablación del clítoris oficialmente llamada mutilación genital femenina (MGF) por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la eliminación parcial o total de tejido de los órganos genitales femeninos, particularmente del clítoris y/o los labios mayores y menores dependiendo del tipo de mutilación, considerando razones culturales, religiosas o cualquier otro motivo no médico. Y se considera una violación de los derechos humanos fundamentales.

 

La MGF se practica principalmente en 30 países países de África Subsahariana, Asia (Indonesia) y Oriente Medio (Kurdistán iraquí y Yemen). Ninguna religión contempla esta práctica como obligatoria, pero es habitual en muchos grupos religiosos (musulmanes, cristianos y animistas

 

En la actualidad, afecta a alrededor de 200 millones de mujeres y se prevé que más de 63 millones habrán sido sometidas para el año 2050. Esto supone que 3 millones de jóvenes sufren esta práctica al año. Aunque esta costumbre tradicionalmente ha sido puesta en práctica en países de África, Oriente Medio y Asia, en España, aproximadamente 17.000 niñas están en riesgo de padecer esta vejación.

Hay 3 tipos diferentes de ablación, depende de la zona geográfica y la etnia se dan unos tipos u otros:

 

  1. Amputación del prepucio y/o el glande del clítoris: el clítoris puede extirparse en parte o en su totalidad (clitoridectomía).
  2. Otra forma consiste en la escisión o mutilación total o parcial del prepucio del clítoris y de los labios menores, conservando solo los labios mayores
  3. La infibulación es la forma más agresiva, si bien todas ellas implican graves consecuencias para la salud, y consiste en la extirpación del clítoris y de los labios mayores y menores. Después del acto, hay un cosido o cicatrizado de ambos lados de la vulva hasta que esta queda prácticamente cerrada, y se deja únicamente una abertura para la sangre menstrual y la orina.
  4. Cualquier otro procedimiento que lesione los genitales externos con fines no médicos: perforación, incisión, raspado o cauterización de los genitales femeninos.

Consecuencias para la salud de las mujeres

 

Como decíamos, aunque la forma con consecuencias más graves es la infibulación, si bien todas ellas pueden tener consecuencias mortales y deben ser erradicadas en la misma medida, entre las que destacan: muerte, hemorragias, pérdida de lubricación, vaginismos, dispareunias, complicaciones en el parto, dolor al orinar, anorgasmia, esterilidad, pérdida de sensibilidad, infecciones de orina, quistes, tétanos, llagas y consecuencias psicológicas como estrés postraumático. La pérdida casi total de sensibilidad es la principal consecuencia para las afectadas, con el añadido trauma psicológico. Hay mujeres que mueren desangradas o por infección en las semanas posteriores a la intervención, ya que se realiza casi siempre de manera rudimentaria, a cargo de curanderas o mujeres mayores, y con herramientas no muy ortodoxas como cristales, cuchillos o cuchillas de afeitar y nunca en centros sanitarios

 

 

Leyes en Europa, España, África y Oriente Medio

 

Europa

La mutilación genital femenina, en cualquiera de sus modalidades, se encuentra penada por la ley en los principales países de dicho continente con algunas excepciones como Italia o Irlanda. No obstante, aunque existen en algunos países europeos con normativas legales de control sobre el permiso de salida para las niñas en situación de riesgo por este tipo de costumbres, hay denuncias de que medio millón de mujeres y niñas han sufrido la MGF en Europa, incluso en centros sanitarios bajo cuerda.

 

España

 

En España en 2005 se aprobó la Ley Orgánica 3/2005 de 8 de julio para perseguir extraterritorialmente la práctica de la mutilación genital femenina. La resolución permite a los jueces españoles condenar las ablaciones realizadas a las niñas, no solo dentro de las fronteras españolas sino también fuera de ellas. La ablación femenina ya se encontraba tipificada como delito en el Código Civil, pero los tribunales no tenían hasta esta ley la capacidad de actuar contra quienes cometían ese delito en el extranjero, aprovechando habitualmente viajes de vacaciones con sus hijas a sus países de origen.

 

Desde el año 2015 y como consecuencia de un aumento de las mujeres con riesgo de padecer MGF, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad creó un protocolo estatal de Actuación del Sistema Nacional de Salud. Este protocolo tenía como objetivo fundamental constituirse como una herramienta básica para la sensibilización y formación de profesionales en la lucha contra la MGF. Además, buscaba orientar actuaciones homogéneas en el conjunto del Sistema Nacional de Salud que permitan mejorar la salubridad de las mujeres y niñas a las que se ha practicado la mutilación genital femenina en su país de origen. También quería trabajar en la prevención y detección del riesgo de su práctica en niñas que, por su contexto familiar, están en una situación de especial vulnerabilidad. Finalmente, este protocolo debía buscar el compromiso de las mujeres y niñas afectadas, así como de sus familiares y comunidades que lleven a la persecución de un cambio en la percepción de estas prácticas.

 

Sin embargo, el protocolo no ha sido llevado a cabo de la forma correcta ya que numerosas organizaciones denunciaban la falta de atención y trabajo por parte del ministerio. Por ejemplo, la organización de Médicos del Mundo criticó la falta de competencia llevada a cabo por el Gobierno y la falta de aplicación de las medidas propuestas a nivel nacional. Como consecuencia se produjo el desarrollo de diferentes protocolos de actuación en distintas comunidades autónomas de España. Entre todas ellas, cabe destacar el realizado por Cataluña.

 

Pese a que el protocolo de la Generalitat fuera el primero en implantarse en el año 2002 y sirviera como modelo de referencia para el que creó Ministerio de Sanidad, más tarde fue modificado y desarrollado. Este defiende una “respuesta integral” a través de la “meditación comunitaria” en las familias y la “formación” de los y las profesionales. De esta manera, cabe destacar tres niveles de actuación: prevención, la detección y atención. Asimismo, la Generalitat tiene como piedra angular la firma de un documento donde los padres y las madres se comprometen a garantizar la integridad de sus hijas cuando viajan a sus países de origen, donde la ablación es una práctica común. Como consecuencia las someten a una revisión médica antes y después del viaje para cerciorarse de que no haya sido sometida a ningún tipo de práctica que vulnere los derechos de las mujeres o de las niñas.

 

No obstante, este también ha sido criticado por asociaciones y organizaciones ya que consideran que hay una carencia de prevención y hace un mayor hincapié en el peso que tienen las fuerzas de seguridad. Según Luisa Antolín, responsable técnica de los programas “Promoción de la Salud Sexual” y “Prevención e Intervención ante la Mutilación Genital Femenina” de UNAF considera que “el protocolo está encriptado porque está más enfocado a una criminalización y pone mucho peso en el papel de las fuerzas de seguridad y no siempre eso tiene unas consecuencias positivas porque al final lo que se crea es miedo y eso invisibiliza la realidad, o puede invisibilizarlo y es un tema complicado”.

 

África
El 8 de agosto de 2016 el Parlamento Panafricano, órgano legislativo de la Unión Africana aprobó la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros. El acuerdo llegó tras conversaciones entre el Grupo de Trabajo para la Mujer del Parlamento y representantes del Fondo de Población de Naciones Unidas celebradas días antes en Johannesburgo. Los 250 parlamentarios firmaron un plan de acción para erradicar esta práctica.​

Antecedentes
La embajadora de la Organización de las Naciones Unidas contra la ablación, la exmodelo somalí Waris Dirie, quien sufrió infibulación a los cinco años, ha luchado durante años para que ésta práctica sea ilegal en algunos países africanos, aunque se siga practicando de hecho. Unicef, en un informe, afirma que esta práctica se puede eliminar en una generación si hay un esfuerzo cultural. La ablación es una costumbre extendida en una amplia región de África, donde es practicada indistintamente por musulmanes y animistas.

¿Origen de esta tradición?:


Practicada en muchos casos como rito de iniciación a la edad adulta, en los años más recientes este motivo está disminuyendo debido a la prohibición de su realización en muchos países. En algunos casos se recurre a tradiciones religiosas para argumentar en su favor, como en el islam. Sin embargo, la mutilación genital femenina antecede históricamente a la aparición del islam en el siglo VII y actualmente no se practica en la gran mayoría de países musulmanes.

 

Aunque los motivos para practicarla son diversos dependiendo del tipo y de la etnia o zona geográfica, en casi todos los casos se vive como algo positivo para la niña, que la convertirá en una mujer madura y más pura, y gracias a la ablación podrá casarse y tener hijos. Por esta misma razón, la ablación se vive por la familia y por toda la comunidad como una fiesta, celebrándose como una fiesta o ritual de paso, haciendo así que su erradicación sea más complicada.

 

Una mirada desde Occidente

 

Si bien es cierto que esta práctica se da sobretodo en países y culturas no occidentales, y nuestro papel debe ser ayudar a su erradicación, no debemos caer en la superioridad moral etnocentrista.

 

En primer lugar, hemos destacado que esta práctica no solo se da en países africanos ni solo en culturas musulmanas. Es un fenómeno mucho más extendido, e incluso se dio hace siglos en Europa.

 

Por otro lado, según la definición de la OMS de mutilación genital femenina, muchas prácticas que se producen en Occidente por razones no médicas se podrían considerar mutilación genital.

 

Este es el caso de las cirugías estéticas en las que se recortan los labios menores que sobresalen. O las cirugías que se ejercen sobre bebés que nacen con genitales ambiguos sin su consentimiento y a las pocas horas de nacer, con el fin de encasillarlos en uno u otro sexo y eliminar los cuerpos que se desvían de la norma binaria. Este es un fenómeno que desde Occidente deberíamos luchar por erradicar antes de mirar a otras culturas como si en la nuestra estas prácticas estuvieran ya superadas.

 

Recalcar que en este día varias mujeres trans del panorama de twitter actual destacaron que la mutilación femenina no es sólo exclusiva de mujeres cis, y no podemos pasar esto inadvertido.

 

Por otro lado, en Suecia Hasta 800 transexuales se sometieron a cirugías irreversibles de castración para acceder al cambio entre 1972 y 2013. n 2009 el Consejo Europeo pidió a todos los países miembros que abolieran el requisito de someterse a una esterilización para lograr un cambio legal de género. Sin embargo, en Suecia continuaron hasta el 1 de julio de 2013.

 

Y por último, el punto para papá que es un punto de sutura de más que se ha hecho y se sigue haciendo en muchos casos sin el conocimiento de la madre, tras el parto para “estrechar la vagina” y que el papá disfrute más, etc… estos casos según la definición de la OMS serían mutilación genital.

Mutilación genital – El Placer es Mío 12
5 (100%) 3 votes

1 Comment

  • JEZABEL RAMIREZ UÑA
    22/02/2018

    …sigue afectando a muchísimas personas en todo el mundo…
    ¿Perdón?
    Yo diría que “sigue afectando a muchísimas MUJERES en todo el mundo”

    Por supuesto que las mujeres somos personas, pero este problema está TAN ligado al género que hablar de personas es quitar hierro al asunto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: