La Masturbación Femenina | El Placer es mío 11

masturbacion femenina mitos

La Masturbación Femenina | El Placer es mío 11

En este programa hablamos de la masturbación femenina, que aunque parezca mentira, en pleno siglo XXI sigue siendo un tabú y está rodeada de mitos y falsas creencias que vamos a intentar desentrañar.


 

La masturbación femenina

¿Nunca os han preguntado si sois de orgasmos clitorianos o vaginales? ¿O es que no sigue aún a día de hoy el debate sobre si el Punto G existe o no, o sobre si la eyaculación femenina o squirting es un mito o una realidad?
Hablaremos de todo esto e intentaremos arrojar un poco de luz a estas preguntas y muchas otras, porque si hay algo que caracteriza la masturbación femenina es la desinformación y la ambigüedad. De hecho, no hay más que atender a la expresión para referirnos específicamente a la masturbación femenina: “hacerse un dedo”, que nada tiene que ver con la realidad de la mayoría de las mujeres que se masturban (y que, por cierto, ni siquiera aparece en la RAE, al contrario que su homólogo masculino “hacerse una paja”).

Quizás esta ambigüedad y este desconocimiento tiene que ver, en parte, con la falta de estudios sobre sexualidad femenina en general, y sobre masturbación en particular. Por eso, en este programa hemos querido entrevistar a Isa Nadal, socióloga especializada en sexología que nos contará su trabajo de investigación sobre la masturbación femenina, y las diferencias que encontró entre mujeres hetero y bisexuales. También nos cuenta el papel que tiene la pareja para las mujeres en la masturbación femenina, o el uso de juguetes eróticos. Escucharemos las cosas que más le sorprendieron en su trabajo a este respecto y las conclusiones a las que llegó.

Por último, seis chicas nos cuentan sus experiencias en cuanto a la masturbación: las primeras veces, la sorpresa, la vergüenza, el desconocimiento, las ganas de descubrir más de su sexualidad… ¡No te pierdas este programa!

 

Mitos y realidades de la masturbación femenina

El punto G ¿existe?

El debate sobre si el punto G existe o no sigue abierto, y está muy relacionado con el de la
eyaculación femenina del que hablaremos a continuación. A veces encontramos imágenes
en revistas de divulgación en las que aparece dibujado al final de la vagina, pero si algo
tenemos claro es que si el punto G existe, no está situado ahí. El punto G se situaría a unos
dos centímetros de la entrada de la vagina en la cara anterior, en una zona con un tacto
algo rugoso. Esta parte de la vagina no solo está en contacto con las dos ramificaciones del
clítoris, estimulándolo de forma indirecta, sino que además encima de ella se encuentran las
glándulas de Skene. Estas fueron descubiertas en el siglo XIX, y hoy en día sabemos que
sería una especie de próstata femenina, presente solo en algunas mujeres, que produce un
fluido acuoso al que llamamos squirting que se expulsa por la uretra.

La eyaculación femenina o squirting ¿mito o realidad?

A día de hoy aun existen dudas sobre cómo se produce el squirting, pero no sólo eso, sino
que se han generado gran cantidad de mitos en torno a este tema como, por ejemplo que
correrse así da más placer, o que una sola no puede conseguir eyacular de esta manera,
que el squirting se consigue cuando te masturba otra persona. Todas estas incertidumbres,
vacíos y mitos hacen que para nosotras sea prácticamente imposible entender de dónde
viene y cómo funciona el squirting. Para muchas de nosotras se ha convertido en una
verdadera frustración conseguir corrernos de esta manera. Muchas llegan a castigarse
como malas feministas por no conocer lo suficiente nuestro cuerpo y por no ser capaz de
alcanzar ese placer. Es muy frustrante no poder controlar tu propio cuerpo, porque exista
una desinformación enorme acerca de él. Todo ello mezclado con el hecho del castigo a las
mujeres que eligen disfrutar de su sexualidad y su cuerpo, algo que también trataremos en
este progr.

Orgasmos clitorianos Vs. orgasmos vaginales ¿tiene sentido esta diferenciación?

Como hemos visto, el punto G está conectado con el clítoris, por lo que la mayoría de los
orgasmos que obtenemos por vía vaginal son en realidad orgasmos clitorianos, ya que en la
vagina no hay suficientes terminaciones nerviosas como para producir un orgasmo
(imáginaos cómo serían los partos si las hubiera). Por ello,,, anatómicamente hablando, no
tiene sentido diferenciar entre orgasmo vaginal y clitoriano. Esta diferenciación viene de
Freud, que quiso justificar el coitocentrismo diciendo que las mujeres que no tenían
orgasmos vaginales eran sexualmente inmaduras. Pero hoy sabemos que esto no es así.
Sentimiento de culpa y vergüenza en la masturbación.

Es muy común que algunos de los sentimientos más vinculados a la masturbación femenina
sean la culpa o la vergüenza. Todas podemos recordar conversaciones grupales donde los
hombres hablaban de masturbación como algo natural, con humor e incluso como
respuesta a un instinto sexual básico, por lo que el hecho de seguirlo les otorgaba virilidad.
Mientras que las mujeres nos callábamos con cara de vergüenza o mentíamos diciendo que
nosotras no nos masturbábamos. Porque nos han enseñado que una mujer liberada
sexualmente es una “guarra”, y que esa liberación sexual sólo es tolerada a nivel social si
va ligada al placer de un hombre. Es decir, se una guarra si es para excitar a un hombre,
pero si es para disfrutar tu sola no (o con otra mujer), no tienes derecho, es algo sucio
entonces. Por otro lado, el falso mito sobre que los hombres tienen mayor apetito sexual,
del cual hablamos en anteriores programas, fomenta el hecho de que las mujeres sientan
vergüenza por tener apetito sexual en la intimidad, puesto que eso las convertiría en unos
bichos raros.

La Masturbación Femenina | El Placer es mío 11
5 (100%) 1 vote

Si continuas navegando por este sitio estás aceptando el uso de Cookies y la Política de Privacidad. VER POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar