Meteorología adversa en bici

Con el frío han llegado también otros fenómenos que tenemos que tener en cuenta para salir con nuestra bici. Aunque las temperaturas nos vayan respetando y haciendo caso a los consejos de nuestro último post; hay otras variables meteorológicas a las que hay que prestar todavía más atención y ser más cautos. Para empezar os recomendamos estar informados sobre el viento, lluvia o nieve, por ejemplo, en el portal de la AEMet.

Viento

El viento es uno de los factores que más nos incomodan a los ciclistas porque poco se puede hacer para contrarrestar su fuerza. Además el ir más rápido no es una buena opción porque el viento es más notable y el esfuerzo será mayor. Lo fundamental en este caso es la vestimenta y la hidratación. La ropa ha de ser ajustada lo que nos permitirá mayor aerodinámica, con ropa ancha el viento os va a dificultar mucho más la marcha. Beber agua es vital en casos de viento porque este deshidrata y seca el sudor. Es conveniente parar de vez en cuando para darle un buen trago a nuestra botella de agua.

La mejor forma de combatir el viento es ir acompañado e ir a rueda. La idea es ir en fila e ir turnándose y cambiándose los papeles. De esta forma conseguimos crear una zona de baja presión detrás del ciclista que lleve el viento de cara. Llevar alforjas puede ser otra idea para contrarrestar el peso y guardar el equilibrio. En el caso de subir una cuesta, tirar de piñón y encontrar la cadencia con la que nos sintamos más cómodos.

Nieve

Para los más atrevidos que a pesar del frío y la nieve quieran salir con su bici y eso sí, disfrutar de paisajes únicos, aquí os damos algunas pautas para que la ruta sea lo más segura posible.

Con respecto a la bici

Lo primero que tendríamos que hacer es aumentar la adherencia de las ruedas. Para ello podemos usar cubiertas con dibujo especial para la nieve, clavos o cadenas. Podemos también subir el manillar para que el peso recaiga en la rueda trasera y no en la delantera que es la de menos equilibrio. Del mismo modo bajaremos el sillín para que en caso de resbalar o perder el equilibrio podamos rápidamente estabilizarnos con los pies. Para los que no se quieran manchar pueden recurrir a poner un guardabarros y evitar a la vez mojarse más de la cuenta.

Vestimenta y complementos

Además de abrigarnos en capas para quitarnos alguna en caso de lo que necesitemos. Este es uno de los mejores consejos para combatir el frío y la diferencia de temperatura. Podemos añadir, en este caso de la nieve, una prenda impermeable para no mojarnos. Los pies es una de las partes más sensibles por estar más cerca del suelo, así que además de llevar un buen calzado debemos protegernos las zapatillas para evitar un frío añadido si nos entrase agua. Las orejas, cuello y manos son otras de las partes con las que hay que tener una especial atención a la hora de abrigarnos. Además un complemento que no puede faltar son unas gafas de sol, porque el efecto albedo -reflejo de los rayos de sol en la Tierra- es mayor en superficies claras. Como complementos añadidos podemos incluir algunos que tengan que ver con la seguridad como casco, rodilleras o coderas.

Una vez subido en la bici

Recuerda utilizar el freno trasero algo que adquiere más importancia en este tipo de superficies. Reduce la velocidad cuando veas que el terreno tiene una mayor dificultad. Los movimientos bruscos en giros o cambios de velocidad te hacen más propenso a la caída. Puedes usar las huellas que hayan dejado otros vehículos en el terreno aunque en ocasiones hay que estar muy atento por si la nieve se ha convertido en hielo.

Niebla

La niebla es de los factores meteorológicos que pueden alterar nuestra ruta sobre todo si es por carretera. Es recomendable, en el caso de niebla intensa, suspender nuestro viaje o buscar alternativas de ruta para evitar el asfalto y el tráfico de otros vehículos. Para la ciudad siempre hay que vestir prendas que nos hagan visibles con colores llamativos y tener las luces a punto, tanto la delantera como la trasera. Incluso se pueden añadir pegatinas reflectantes a la dinamo de nuestra bicicleta. Estas también se pueden poner en las alforjas para hacernos todavía más visibles a otros vehículos. Es muy importante hacernos ver en los casos de niebla e ir a una velocidad que nos permita cambios de velocidad importantes si fuera necesario.

 

 

Share

Meteorología adversa en bici

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR